Páginas

13 may. 2008

Una de innovaciones

Ayer leyendo el periódico El País encontré un artículo, que aunque no muestra nada nuevo, si que constata una tendencia habitual dentro de los muros de nuestras escuelas que, por desgracia, parece perdurar.

En el mismo se señala como sigue siendo una minoría el profesorado que hace uso de metodologías innovadoras para desarrollar sus clases.

Como pretexto para reflexionar y pensar un poco sobre las prácticas metodológicas de los centros os propongo la lectura del artículo y abrir a partir de la misma un pequeño debate sobre el tema.
Os dejo el artículo El raro del instituto

Y espero oír vuestras mentes....

11 comentarios:

maria dijo...

Maria Calzón Alonso y Laura Lozano Vidal DE 1º de Psicopedagogía: Estamos muy deacuerdo con la forma de trabajo de Ballenilla, y creemos que deberia imponerse en la escuela para todos los profesores ya que si todos trabajaran así, se verian reflejados los resultados en la educación. También es cierto que todos no se atreven a innovar por el temor al fracaso y por las actitudes que sus compañeros tengan con el. a lo que hay que añadir que requiere un trabajo más labioroso por lo que muchos profesores no están dispuesto a realizarlo. Seria bueno que todos en nuestro interior tuvieramos un ballenilla, así avanzariamos hacia la mejora no solo a nivel educativo, sino tambien socialmente hablando.BALLENILLA ERES EL MEJOR.

maría everilda dijo...

Personalmente, creo que siempre han sido mucho más efectivas este tipo de clases por todos los motivos que en el artículo se han explicado. Sin embargo, para el profesor suponen un esfuerzo extra y una planificación del trabajo de aula que no siempre se realiza.
El principal inconveniente que yo veo es que esta forma de plantear la clase exige que el docente tenga mucha seguridad en sí mismo y un amplio dominio de la materia que imparte y, por lo general, esto suele darse en profesores de más edad y experiencia, que ya están "quemados" de la docencia y con pocas ganas de innovar.
un saludo,
María Everilda González Lombas.

Laucami dijo...

Comenzaremos comentando la adecuacuón del títúlo del artículo, ya que los profesores innovadores están vistos como los raros o tachados de mal porfesores cuando en realidad obtienen mejores resultados que los maestros con una metodología tradicional. Pensamos, además, que el articulo puede ayudar a estudiantes como nosotros a punto de licenciarse para reflexionar sobre como enfocar su práctica profesional en pocos años, a fin de que esa metodología , poco a poco se convierta en algo normal y no como algo "raro".

En relación a la propuesta explicada en el artículo sobre el acompañamiento de un examen tipo test estamos de acuerdo para afianzar y tener un apoyo en la evaluación de los alumnos así como corroborar los aprendizajes adquiridos por los alumnos.

Finalmente, creemos que la metodología citada por el profesor Ballenilla es adecuada para que el alumno adquiera una mayor libertad y autonomía en su capacidad de aprendizaje.

Laura Del Río González
Camino Ferreira Villa

Beatriz dijo...

El mundo de la educación es una gran paradoja, ya que los docentes que imparten estudios univesitarios que comprenden educación, pedagogía, psicopedagogía...hacen gran hincapié en utilizar una metodología innovadora, en romper con los grilletes de la educación tradicional etc. Pero no hay mejor manera que predicar con el ejemplo, y eso es precisamente lo que no se hace. Por lo que desde que nos introducimos en el sistema educativo hasta nuestra salida del mismo, recibimos siempre el mismo tipo de educación, así que para un docente novel, inseguro , sin experiencia, lo más sencillo es reproducir el patrón vivido.
Es de admirar, por tanto la labor de estos docentes que deciden innovar a pesar de las dificultades que se pueden encontrar, la más común la oposición de sus compañeros y la falta de recursos de la propia institución para realizar, apoyar, esos cambios.
Por lo que podemos concluir que la escuela sigue estacanda en el pasado cuando debería ir a la par o incluso por delante de la sociedad, siendo el motor de la misma.

Beatriz Ramos Blanco y Astrid Villacorta Skarbeli.

psicopes dijo...

estimados compañe@s,Jéssica y Saray creemos que debería haber más profesores del estilo a los que aparecen en el artículo.
deberiamos abrir más nuestra mente a estas innovaciones, puesto que se está comprobando que son muy positivas; pero lo que no se debereía hacer es juntar en una misma metodología todas las técnicas y métodos de enseñanza que hay, por ejemplo:hacer un portafolios, el examen, trabajos diarios, asistencia obligatoria... porque si queremos fomentar la participación y el trabajo activo de los alumnos, tenemos que proporcionar tiempo y espacios para que puedan investigar y trabajar libremente.
creemo que debemos preocuparnos más por el desarrollo y el aprendizaje de los alumnos, en detrimento de la comodidad del profesor.
un saludo!
=)

taycar00 dijo...

Tania Gonzalez Benitez y Carolina Nuñez Cascallana de 1 de Psicopedagogia.

estamos de acuerdo con la metodologia de Ballenilla, y creemos que es cierto que los docentes suelen tener una gran resistencia al cambio y en el momento que otro docente introduce innovaciones se le ve como un raro que no realiza bien su trabajo, cuando suele ser todo lo contrario.

Fabero dijo...

Después de haber leido el documento, veo reiterada (de nuevo) la idea de que a pesar de que todos sabemos, o deberíamos saber, que nos hemos adentrado en la sociedad del conocimiento, la información, las nuevas tecnologías... la metodología utilizada en las aulas sigue siendo la misma que antaño, es decir: clases magistrales.A pesar de no ser beneficiosas para ninguno de los miembros del sistema educativo, como estamos comprobando en la actualidad, ya que cada vez hay más conflictos, bajas calificaciones, demandas...
Desde mi punto de vista, todo ello se debe a la falta de ganas, formación,intención, "pasotismo"...ya que desde la universidad, observamos como a pesar de que nos quieren inculcar nuevas metodologías, las utilizadas con nosotros/as son las mismas que con nuestros padres. Con lo cual, todo consiste en predicar sin actuar. Todo ello lo acusamos como futuros maestros/as y psicopedagogos/as, y desde nuestra visión de presente y futuro próximo. ¡Debemos empezar a cambiar por nosotros mismos!

Naiara Fernández Martínez.

gloryo dijo...

Nos ha parecido correcto y adecuado la metodología llevada a cabo por el "Ballenilla", debido a que éste interactuaba de una forma activa con los alumnos fomentando un aprendizaje motivador y significativo.
Es muy difícil seguir esta metodología en un centro en el que te apodan "el rarito" a través de comentarios por parte del resto de profesorado.
Admiramos el papel ejercicido por este profesor porque gracias a profesionales cómo él se podrá conseguir innovación educativa no sea algo aislado.
Yolanda Calaveras Ramos.
Gloria Elsa Pires Román.

Margarita dijo...

Empezamos por suscribir la pregunta obvia que se plantea en el artículo ¿Por qué no hay más docentes poniendo en práctica este modelo de aprendizaje?
La experiencia dice que la utilización de métodos activos y significativos para conseguir los objetivos pedagógicos obtienen mejores resultados que la tradicional. Necesariamente tenemos que pensar que poder cambiar esto depende en su mayor parte del profesorado, a los que habría que plantear el por qué siguen manteniendo una enseñanza cuando menos expositiva, sin tener en cuenta las necesidades, las características y el contexto en el que se da el hecho educativo. Bien es cierto que los alumnos aceptan sumisamente en muchos casos el que la enseñanza sea así, pero si no se promueve desde el lugar adecuado, es decir, desde la motivación, implicación, evaluación continua... con la que deberían trabajar el profesorado, dificilmente los alumnos podrán cambiar nada. Estando como estamos cursando unos estudios de psicopedagogía en los que es fundamental como se va a impartir la enseñanza y conocer los distintos métodos para que esta sea significativa, colaborativa... es absolutamente contradictorio asistir a cualquier centro educativo y encontrarnos con que esta práctica es la excepción y no la regla, y desgraciadamente, también en el ámbito universitario y en nuestra carrera, esto es así creándose una dicotomía entre la teoría y la práctica.
Asumir el "rol de raro" por parte de los profesores sin que suponga un entorpecimiento para impartir la enseñanza que debería aplicar, sería una muestra de libertad de criterio y de asumir de una forma explícita y práctica el nuevo "rol de los formadores", orientadores, mediadores... y así, al alumnado no le quedará más remedio que entrar en esta nueva metodología (seguro que estarían encantados).

Margarita Rodríguez.
Pilar Sancho.

Sandra dijo...

Para comenzar, señalar que tanto Ballenilla como Caballero utilizan una metodología innovadora (PBL), que responde a las exigencias y cambios de la sociedad actual.

El alumnado tiene a su alcance toda la información, materiales, recursos... que deberá utilizar correctamente para resolver el problema planteado, por su parte, el profesor permanecerá en un segundo plano actuando como un agente facilitador-guia del aprendizaje.

Consideramos que mientras que los resultados sean óptimos y la metodología sea activa y además más motivadora para los alumnos facilitará más los aprendizajes constructivos, que contrastará con la mera transmisión de conocimientos (enseñanza tradicional) que se olvidan con facilidad y que no se generalizan a otros contextos.

También facilita que los alumnos aprendan a buscar la información que les es necesaria sintiéndose participes del proceso de enseñanza - aprendizaje.

Un aspecto a resaltar es que los nuevos docentes al llegar al centro, se encuentran con un dilema, innovar y llevar a cabo nuevas prácticas educativas y pasar a ser el “raro del instituto” o resignarse y acomodarse a la enseñanza tradicional, la que habitualmente encontramos.

Por eso, nosotros, cuando lleguemos a los centros educativos intentaremos innovar en nuestras prácticas educativas y cambiar desde nuestro pequeño prisma educativo la visión tradicional-acomodada de la enseñanza

FRAN JAVIER VECINO LOPEZ y SANDRA ROMERO PEREZ

aprende a sonreir aunque quieras llorar dijo...

Esther González y Maria Everilda nos hemos reconciliado y conjuntamente opinamos que el señor Ballenilla desempeña un trabajo muy importante, ya que la mayoria de los profesores no son capaces de plantearse esta forma de trabajo, por diversos motivos, por un lado ser el rarito del grupo, por otro lado es un trabajo muy laborioso el preparar las clases tan dinámicas, trabajar con los alumnos con una metodología muy activa, sin emplear la metodología rígida tradicional, a la que estamos excesivamente acostumbrados.
Un saludo