Páginas

19 oct. 2008

LAS TIC COMO RESPUESTA A LAS EXIGENCIAS DE LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO

INTRODUCCIÓN

Son innumerables las definiciones que se han dado sobre las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), pero de forma general podríamos afirmar que las TIC son aquellas herramientas, que con la electrónica como tecnología de base, permiten la adquisición, producción, almacenamiento, tratamiento, comunicación, registro y presentación de información en formatos diferentes que pueden conjugar imágenes, datos y audio.

En la actualidad ya nadie discute que el impacto de las TIC en nuestra sociedad ha provocado una reconfiguración social de tal forma que su representación se extiende a la totalidad de los sectores que componen nuestra sociedad.

Entre estos sectores, afectados por esta revolución tecnológica, se encuentra la educación. La educación, a pesar de que en ocasiones se ha comportado como tal, no es un fortín ajeno a todo lo que sucede en su entorno social. La educación, a través de sus diversas instituciones, debe de dar respuesta a las cambiantes necesidades que se manifiestan en la sociedad, una sociedad del conocimiento en la que las TIC han tomado un papel protagonista.

Por lo tanto, debemos de superar las propuestas desarrolladas en cómo introducir las TIC en el ámbito educativo, necesitamos virar nuestro particular periscopio, ya que las TIC ya han ingresado, ya se encuentran presentes en nuestros centros educativos y, por lo tanto debemos de centrar nuestros esfuerzos en cómo optimizar estos recursos para favorecer el proceso de enseñanza-aprendizaje.

LA INTEGRACIÓN DE LAS TIC EN LA EDUCACIÓN

Por integración de las TIC en la educación entendemos, en sentido estricto, su utilización en los procesos educativos que se desarrollan en los centro. Esta concepción podría ampliarse incluyendo la utilización de las TIC en cualquier proceso que se desarrolle dentro o fuera de las aulas con la finalidad de alcanzar una serie de objetivos educativos establecidos con anterioridad.

Tradicionalmente se ha establecido que la integración de las TIC dentro del ámbito educativo dependerá, principalmente, del nivel de infraestructuras físicas que se posean, los recursos con los que cuente el centro y el apoyo institucional ( a nivel local – equipo directivo – y global – administraciones educativas y/ empresas colaboradoras - ) recibido.

No obstante, bajo nuestra perspectiva, los requerimientos anteriores son condiciones que van a facilitar tanto el acceso como el uso de las TIC en los centros, pero no aseguran el éxito del proceso de integración tecnológica. Una adecuada integración tecnológica se desarrollará si además de lo anterior se llevan a cabo programas de formación para el profesorado dirigidos, no ya a que se familiaricen con los medios tecnológicos, sino a que encuentren ellos respuestas a sus planteamientos pedagógicos.

Por lo tanto, la integración de las TIC conlleva, además de las más que conocidas y necesarias inversiones presupuestarias en materia de infraestructuras, cambios en la cultura docente y organizativa de los centros educativos. Estos cambios culturales van a suponer para el profesorado un importante esfuerzo de formación e innovación en sus prácticas docentes que en la mayoría de los casos no obtiene mas recompensa que la satisfacción personal de saber que se ha cumplido con el deber.

LAS NECESIDADES FORMATIVAS DEL PROFESORADO.

Tal y como señalábamos en la introducción, actualmente, nuestros esfuerzos deben de dirigirse a la forma en la que podemos obtener mejores resultados educativos por medio del uso de las TIC disponibles en nuestros centros.

La ensoñación de que las TIC por sí mismas producirían un cambio substancial en la elevación de la calidad educativa se ha superado, nos hemos despertado de este dulce sueño idílico para enfrentarnos a una realidad muy diferente. Una realidad en la que hemos observado que las TIC por sí mismas, lejos de elevar los estándares de calidad educativa y facilitar nuestra labor pedagógica, conllevan un trabajo de adaptación por parte del profesorado a ellas para obtener unos resultados satisfactorios en sus aplicaciones prácticas.

Bajo nuestra concepción debemos de reformular la formación inicial y permanente del profesorado, adaptándolas a las exigencias de cada momento. Por otra parte esta formación debe de enfocarse en la capacitación del docente para diseñar y planificar, en base a sus conocimientos y los recursos de los que dispone, de los materiales tecnológicos que posteriormente se llevarán al aula.

Uno de los errores que bajo nuestra perspectiva se ha cometido con mayor frecuencia en los procesos de integración de las TIC en la educación es el fomento o el intento de conformar un docente diseñador y desarrollador de recursos tecnológicos. Es evidente que los docentes deben de tener unos conocimientos generales sobre las diferentes aplicaciones existentes y las posibilidades que brindan a la educación. Esta claro que cuanto más amplio sea este conocimiento mejor, pero no debemos de intentar conformar por sistema profesores desarrolladores de aplicaciones tecnológicas, puesto que esta postura ha alejado y ha provocado en multitud de ocasiones desánimo, desencanto y/o frustración en el colectivo docente en relación con las TIC.

Para aclarar esta posición plantearemos un paralelismo entre el proceso educativo y la elaboración de una película. En la actualidad nadie concibe que en la elaboración de un film (proceso educativo) sólo intervengan el/la director/a y los/as actores (docente y discentes). Aunque para gran parte del público (sociedad) estos son los elementos mas importantes, aquellos de los que nos acordamos, la gran mayoría sabe que para la elaboración de la película ha sido necesaria la participación de otros muchos profesionales como son los guionistas, cámaras, editores, realizadores, especialistas en montaje, etc. ( al igual que el proceso educativo dónde deben de participar además del profesorado y el alumnado, las administraciones, la familia, representantes del entorno empresarial, cultural,….).

El director de la película debe de conocer los medios y recursos de los que dispone, estar al corriente de todo lo acontecido durante el rodaje y liderarlo; desde un inicio debe de saber que es lo quiere, tener clara su idea de cómo va a desarrollarse la trama y hacérsela llegar tanto a los actores como al resto de profesionales que intervienen en el rodaje, y en cierta forma esta debería de ser la función de un docente. El profesorado debería de estar capacitado para que, conociendo los medios y recursos con los que dispone, conociendo la finalidad del proceso educativo y las características tanto de su alumnado como de su materia fuera capaz de diseñar una serie de recursos, basados en las TIC, que favoreciesen la mejora del proceso educativo.

Hablamos del diseño y no del desarrollo de estos recursos, puesto que bajo nuestra concepción, debería de impulsarse la creación de centros especializados en el asesoramiento y el desarrollo de los recursos educativos diseñados por el profesorado. Al igual que el director cuenta con un realizadores, editores y especialistas en montaje para hacer llegar al público su idea original, el profesorado debería de contar con profesionales de apoyo especialistas en TIC, capaces de desarrollar en el mundo virtud o digital aquellas ideas que el profesorado ha desarrollado en su mente y plasmado en un guión.

MÁS ALLÁ DE LA MODERNIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN

Con el cambio formativo que anteriormente se ha expuesto y el desarrollo de centro de apoyo para el desarrollo de recursos tecnológicos combatiríamos uno de los problemas mas comunes que se han presentado en los procesos de integración de las TIC en la educación; la modernización de la educación.

Al hablar de modernización de la educación nos referimos a la clásica, y muy extendida, práctica consistente en usar las TIC (formato digital) como elemento sustitutivo de otros recursos tradicionales, es decir, hacer uso de las TIC sin realizar la necesaria modificación tanto de planteamientos como metodológica que exige la introducción de un medio tecnológico en el proceso formativo. En este sentido, es frecuente que se produzca un afianzamiento de metodologías tradicionales; La clase magistral, expositiva del profesor que antes era apoyada por un mapa o alguna foto es ahora sustituida por la misma clase magistral sólo que el recurso de apoyo es más moderno, más llamativo y, por qué no, más familiar para el alumnado.

Por el contrario, una apropiada formación de los docentes repercutirá en una adecuada integración de las TIC en el proceso educativo. Se superará estos procesos de modernización de la educación, replanteándose el proceso de enseñanza / aprendizaje de forma global buscando la participación, la interacción y el máximo desarrollo cognoscitivo de cada alumno/a.

CONCLUSIONES

Como hemos señalado creemos que para una integración efectiva de las TIC es necesario que junto a las importantes inversiones en infraestructuras y equipamiento de los centros que se están realizando se acompañen de un plan estratégico desde una doble vertiente; formativa y asistencial.

Desde el punto de vista formativo todo pasa por la reformulación de la formación inicial y permanente del profesorado, de tal forma que se le dote de las capacidades necesarias y básicas para poder diseñar y programar su actividad mediante el uso de las TIC. Por otra parte se debería de facilitar, al profesorado, el acceso a planes de formación permanente que actualicen y renueven sus conocimientos y expectativas.

Desde el punto de vista asistencial creemos que a esta oferta formativa se le debería de sumar la creación de diferentes centros. Estos centros especializados estarían compuestos por profesionales del mundo tecnológico que trabajarían tanto en el apoyo al profesorado en el diseño de recursos como en el desarrollo de los mismos una vez diseñados y planificados por el profesor.

Cumpliéndose lo anterior creemos que las TIC, lejos de modernizar procesos educativos basados en metodologías tradicionales, lograran convertirse en el eje central de una nueva pedagogía, mas cercana a la realidad y que dará respuesta a las exigencias educativas derivadas de la sociedad del conocimiento.

Para concluir, y a modo de resumen, señalaremos una serie de principios o ideas, que junto a las anteriores nos permitirán la síntesis del tema abordado:
  • Con las TIC el docente se convierte en esencial: Lejos de diferentes postulados que auguraban que con el desembarco de las TIC en la educación la figura del docente estaba condenada a la desaparición, vemos como esta se hace indispensable. El profesor es insustituible, ya que es el encargado de diseñar los recursos, planificar y liderar los procesos de enseñanza/aprendizaje.
  • La comunicación en el proceso educativo es primordial. La incorporación de las TIC a la educación facilitan el intercambio de ideas y opiniones entre el profesorado, alumnado y el resto de elementos que componen el proceso educativo. Este intercambio es esencial y nos va a permitir dotar al alumnado de las capacidades necesarias para la sociedad del conocimiento.
BIBLIOGRAFÍA

Arias Gago, A.R. y Cantón Mayo, I. (2006). El liderazgo y la dirección de Centros Escolares. Barcelona: Davinci.
Barro, S. (Dir.) (2004). Las tecnologías de la información y las comunicaciones en el sistema universitario español. CRUE.
Bautista, G., Borges, F. y Forés, A. (2006). Didáctica universitaria en entornos virtuales de enseñanza-aprendizaje. Madrid: Narcea.
Cabero, J., Llorente, M.C. y Román, P. (2006). Y la tecnología cambió los escenarios. O el efecto pigmalión se hizo realidad. HAOL, 9 (Invierno, 2006), 17-31.
Cantón Mayo. I. (2004). Intervención organizativa en la sociedad del conocimiento. Granada: GEU.
Cebrián de la Serna, M. (Coord.) (2005). Tecnologías de la información y la comunicación para la formación de docentes. Madrid: Ediciones Pirámide.
Majó, J. y Marqués, P. (2001). La revolución educativa en la era Internet. Barcelona: CissPraxis
Sangrá, A. y González Sanmamed, M. (Coords.) (2004). La transformación de las universidades a través de las TIC: discursos y prácticas. Barcelona: Editorial UOC.

No hay comentarios: